Benjamin Franklin dijo una vez: “En este mundo, no se puede prever nada con certeza, excepto la muerte y los impuestos.” Si bien este modismo sigue siendo cierto siglos después, los residentes de Queens y Long Island deben enfrentar una tercera verdad fundamental: nuestra forma de vida es prohibitivamente costosa, rompiendo las espaldas de decenas de miles de familias, que luchan bajo el peso de los exorbitantes costos de atención médica y el peso desproporcionado de los impuestos, a la vez que soportan tránsitos más largos y más caros. Como “Long Islanders” de tercera generación, mi familia y yo hemos experimentado innecesariamente muchas de estas dificultades, y eso  ya no es aceptable.

Reconociendo la insostenibilidad de estas tendencias alarmantes, y habiendo sido influenciado por la tradición jesuita de mi alma mater Universidad Fordham, que no solo nos enseñó a buscar el mayor bien en todo lo que hacemos, sino que también deberíamos cuidar a los demás como si fuesen los nuestros:

He decidido candidatarme al el Congreso para ayudar a conseguir nuevas soluciones para todo lo que aqueja a nuestro país, y para ayudar a los Estados Unidos a regresar al mismo espíritu que nos llevó a través de la depresión y el conflicto mundial para moldearnos en la gran nación que somos hoy.

Nací en Glen Oaks, y crecí en Bayside y Syosset. Descendiente de inmigrantes judíos que llegaron a la Isla Ellis desde Europa y América del Sur, y motivado por las historias y los viajes de meus avós (mis abuelos), me inspiré para explorar el mundo a una temprana edad. En 1993, tuve la suerte de viajar a Indonesia, donde pasé el verano viviendo en una cultura y una sociedad que difería enormemente de mi juventud. Mi tiempo en Indonesia fue transformador y más tarde me inspiró a buscar una vida en el servicio público.

Como adolescente y con padres que tenían problemas de salud, asumí los roles y responsabilidades de ser padre de mis cinco hermanos menores mientras asistía a la Universidad Fordham, donde obtuve mi Licenciatura en Ciencias Políticas y Psicología. Durante mi tiempo en la universidad, tuve la oportunidad única de trabajar como interno en las Naciones Unidas. Como analista de información, preparé análisis de la cobertura de los medios de comunicación en árabe y en francés para la presentación de prensa semanal del Secretario General Kofi Annan. Este internato eventualmente me llevó a una carrera como analista de políticas, donde perfeccioné mis habilidades para ayudar a encontrar nuevas soluciones a los problemas presentados ante el Consejo de Seguridad, desde el conflicto israel-palestino hasta la guerra en Darfur. Desde entonces, he viajado a 83 países en seis continentes y aprendí una docena de idiomas con distintos niveles de competencia.

En 2007, puse mi carrera en espera para ayudar a mantener a flote el corretaje de seguros, que hace décadas pertenecia a mi familia. Desafortunadamente, a medida que la salud de mi padre continuó disminuyendo, comencé una batalla silenciosa con el cáncer de próstata metastásico. A pesar de estar al borde de la bancarrota por los costos exorbitantes del tratamiento, persistí y canalicé mis experiencias y mi frustración en acción, promoviendo la igualdad y luchando contra la injusticia social. Desde 2010, me aventuré a financiar documentales y cortometrajes de impacto social, incluidos Inequality for All (2013) y Saving Capitalism (2017); ambos demuestran el efecto perjudicial que el incesante clamor para conseguir fondos para las  campañas electorales ha disminuido la habilidad de nuestros representantes para poder responder a las necesidades y preocupaciones de los sus constituyentes.

Mis esfuerzos no se detendrán allí. El Tercer Distrito Congresional de Nueva York merece un representante que no solo escuchará sus necesidades, sino que también luchará para abordar sus inquietudes. Desde mi primer día como su congresista, trabajaré sin detenerme y con firmeza para lograr las reformas que tanto se necesitan y para que los representantes electos concentren sus esfuerzos en sus electores y no en intereses monetarios. También pondré énfasis en los siguientes asuntos esenciales para las familias de Queens y Long Island:

  • Asegurar que la atención médica se convierta en un derecho automático  para todos los estadounidenses
  • Crear nuevas oportunidades para traer empleos mejor pagados a Queens y Long Island, y aumentar la base tributaria de nuestra región
  • Impulsar un aumento significativo de fondos para nuestras escuelas públicas e instituciones de educación superior
  • Promover inversiones sustanciales en infraestructura que mejorarán nuestro medioambiente y abordarán los desafíos del cambio climático

Para obtener más información sobre mis ideas para nuestra comunidad, visite joshforny.com/cuestiones